RSS

Una especie de parábola

Mujeres y mariposas

   Hay mujeres que son como las mariposas.  Un día se encuentran a sí mismas y deciden un camino de regreso. Digo “de regreso” porque la vida de muchas mujeres ha consistido más en transitar hacia los demás que hacia sí mismas.

   Entonces, cuando llega el momento, la oruga se abriga, se protege en un capullo y trabaja sobre sí misma: ardua tarea de transformación.  Los expertos dicen que el ADN de la oruga queentra al capullo es totalmente diferente al de la mariposa que surge. ¿No es este, acaso, una buena imagen de los ciclos de vida-muerte-vida por los que también pasamos las personas?

   El primer instante del vuelo de una mariposa es, pues, el final de un largo y silencioso proceso de vidas y muertes.  Mariposa se llega a ser. Una metáfora silvestre para lo que originalmente respondía la filosofa francesa Simone de Beauvoir ante la pregunta ¿Qué es una mujer? diciendo  “no se nace mujer, se llega a serlo”

   Nuestros encuentros de mujeres son principalmente espacios donde las mujeres nos permitimos preguntar, espacios liberados para la sospecha, para la búsqueda, para la reflexión desde la vida.  Como quien se desnuda frente al espejo, allí, frente a cada una, se halla otra mujer con su historia, con sus preguntas.  Alguien  parecida a mí, pero a la vez alguien totalmente original. Y asi surge la fuerza de la solidaridad, de la hermandad entre mujeres, la sororidad.

   A partir de la propia experiencia compartida en rueda de pares se gesta una espiritualidad encarnada, que recupera la cotidianeidad como espacio de trascendencia, proyectando en la dimensión social y política el sueño de una nueva sociedad donde quepan todos y todas, sin que las diferencias sean motivo de desigualdad y exclusión.

   Como en el huevo de la mariposa, en nosotras hay un germen de vida, un deseo de vida abundante, profundamente guardado, dormido, olvidado o reprimido que sueña con el vuelo libre y desplegado que está llamado a ser.    Y quizá de tanto soñar o de soñar con tanto empeño, llega el día en que el huevo da lugar a una vida que  se afirma sobre sí misma, se manifiesta al exterior y comienza a buscar alimento.  La voluntad de crecimiento de la oruga es voraz.  Todavía está un poco ciega, pero comienza a mirar con otros ojos.  Ha desencadenado su proceso de transformación. Cada experiencia será personal e irrepetible, pero en los grupos de mujeres se ha hecho común la expresión “…de pronto hice click”.   Es una expresión simpática pero cargada de contenido: estas mujeres expresan, de alguna manera, haber cobrado conciencia.

   Cada mujer tiene una memoria clara de los procesos que la llevaron hasta ese “click”.  En muchas fueron procesos dolorosos, en otras silenciosos, en muchas implicó experimentar el límite de las propias fuerzas. Algunas al principio sintieron miedo y angustia, otras gozo y liberación. Tenemos la certeza de que

Una especie de parábola

   Hay mujeres que son como las mariposas.  Un día se encuentran a sí mismas y deciden un camino de regreso. Digo “de regreso” porque la vida de muchas mujeres ha consistido más en transitar hacia los demás que hacia sí mismas.

   Entonces, cuando llega el momento, la oruga se abriga, se protege en un capullo y trabaja sobre sí misma: ardua tarea de transformación.  Los expertos dicen que el ADN de la oruga queentra al capullo es totalmente diferente al de la mariposa que surge. ¿No es este, acaso, una buena imagen de los ciclos de vida-muerte-vida por los que también pasamos las personas?

   El primer instante del vuelo de una mariposa es, pues, el final de un largo y silencioso proceso de vidas y muertes.  Mariposa se llega a ser. Una metáfora silvestre para lo que originalmente respondía la filosofa francesa Simone de Beauvoir ante la pregunta ¿Qué es una mujer? diciendo  “no se nace mujer, se llega a serlo”

   Nuestros encuentros de mujeres son principalmente espacios donde las mujeres nos permitimos preguntar, espacios liberados para la sospecha, para la búsqueda, para la reflexión desde la vida.  Como quien se desnuda frente al espejo, allí, frente a cada una, se halla otra mujer con su historia, con sus preguntas.  Alguien  parecida a mí, pero a la vez alguien totalmente original. Y asi surge la fuerza de la solidaridad, de la hermandad entre mujeres, la sororidad.

   A partir de la propia experiencia compartida en rueda de pares se gesta una espiritualidad encarnada, que recupera la cotidianeidad como espacio de trascendencia, proyectando en la dimensión social y política el sueño de una nueva sociedad donde quepan todos y todas, sin que las diferencias sean motivo de desigualdad y exclusión.

   Como en el huevo de la mariposa, en nosotras hay un germen de vida, un deseo de vida abundante, profundamente guardado, dormido, olvidado o reprimido que sueña con el vuelo libre y desplegado que está llamado a ser.    Y quizá de tanto soñar o de soñar con tanto empeño, llega el día en que el huevo da lugar a una vida que  se afirma sobre sí misma, se manifiesta al exterior y comienza a buscar alimento.  La voluntad de crecimiento de la oruga es voraz.  Todavía está un poco ciega, pero comienza a mirar con otros ojos.  Ha desencadenado su proceso de transformación. Cada experiencia será personal e irrepetible, pero en los grupos de mujeres se ha hecho común la expresión “…de pronto hice click”.   Es una expresión simpática pero cargada de contenido: estas mujeres expresan, de alguna manera, haber cobrado conciencia.

   Cada mujer tiene una memoria clara de los procesos que la llevaron hasta ese “click”.  En muchas fueron procesos dolorosos, en otras silenciosos, en muchas implicó experimentar el límite de las propias fuerzas. Algunas al principio sintieron miedo y angustia, otras gozo y liberación. Tenemos la certeza de que

cuando contemplamos la grandeza de nuestras pequeñas vidas nos acercamos a lo divino, a la energía primera, a la Vida misma. Se trata de una experiencia que podríamos considerar propiamente mística, ya que se funda en una actitud de contemplación abierta a la trascendencia.

   Cuando las mujeres experimentamos esta fuerza de lo divino en nuestras vidas  se desata un caudal de potencialidades a nivel personal, familiar, y social. Damos los primeros pasos para superar una religiosidad que nos ha exiliado de los propios deseos, de nuestros propios cuerpos, de lo más íntimo y radical de nuestro ser, que muchas veces nos ha postergado y sometido. En la medida en que nos afirmamos sobre nosotras mismas, acompañadas y sostenidas por otras, sentimos que esta transformación es buena y, por lo tanto, querida por Dios.

   Quizá también por eso en un determinado momento la oruga va a buscar un lugar de donde sostenerse para trabajar más profundamente sobre sí misma.  Descubrimos que nuestras experiencias se hacen memoria, eco de otras experiencias porque también son vida frágil que se anida en otros ecosistemas.   Por eso, el camino hacía sí mismas no es egoísta ni nos aísla, ya que también es camino que nos conduce hacia otras.  Mutuamente nos damos cobijo, nos anidamos y nos sostenemos en la memoria fecunda de quienes nos precedieron o nos acompañan, haciendo genealogías de mujeres.

  Siendo personal, es una experiencia siempre corporativa,porque es emprendida por varias, porque es con el cuerpo y  porque es desde las implicancias del cuerpo, esto es, del alimento, el vestido, la violencia, el dolor, el cuidado de los más débiles, la maternidad, y también del goce, el respeto y la dignidad, la autoestima, la belleza.          

   Cada una, al redescubrirse en la fuerza de su aparente debilidad, emprende una misión “cuerpo a cuerpo”, dedicando tiempo y energía al ir, venir, reunirse, hablar, trabajar juntas sintiéndonos sostenidas por una espiritualidad profundamente abrazadora.

   Y así, trabajando sobre sí mismas, como la crisálida en el capullo, imaginamos y generamos con creatividad otro mundo posible. No renunciamos a seguir soñando, pero desde una conciencia nueva.

  De alguna manera la tarea de cada una es intransferible, porque implica asumirnos cada vez más protagonistas de nuestra propia historia.   Desde el propio espacio de poder y decisión, que es nuestro propio cuerpo, desplegamos otras lógicas de poder y posibilidades de alianza y pactos por la vida. En la misma vida cotidiana, vamos construyendo nuestra identidad con una dimensión política y comunitaria, gestando otra forma de hacer política y de construir ciudadanía.  Las mujeres que por tantos siglos hemos sido relegadas a los espacios privados, hemos aprendido a hacer de ellos espacios de transformación social y política.

   La mariposa fuerza el capullo hasta romperlo y despliega su sueño ahora hecho realidad.  De mil colores, alza su propio vuelo hacia la luz, llena de aire sus alas y danza con el viento al vaivén de las fragancias de los jardines.  Puro goce, plenitud, vida prometida y alcanzada. 

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 17, 2020 en Sin categoría

 

Círculos de Mujeres y Biblia. Claves de lectura feminista de la Biblia

CTRajab y Equipo Género y Biblia invitamos al Conversatorio donde presentaremos las principales Claves de Lectura Feminista de la Biblia que serán también la apertura al Ciclo que desarrollaremos en octubre y noviembre. Todxs bienvenidxs!!!

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 17, 2020 en Sin categoría

 

Tercer Encuentro Ciclo REBiLAC 2020

Sandra Nancy Mansilla – Fernando Torres

Diálogos bíblicos en contextos de pandemia

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 1, 2020 en Sin categoría

 

Segundo Encuentro Ciclo REBiLAC 2020

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 1, 2020 en Sin categoría

 

Primer encuentro 2020 Ciclo REBiLAC

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 1, 2020 en Sin categoría

 

Política y Economía para el Buen Vivir

Compartimos con Uds el registor audiovisual de nuestro Cuarto Encuentro de Educadores Populares, Animadores Comunitarios y Militantes Sociales 2020.

 
Deja un comentario

Publicado por en julio 29, 2020 en Sin categoría

 

Invitación 24/7 Cuarto Encuentro de Educadores Populares 2020

Los invitamos a nuestro Cuarto Encuentro de Educadores Populares y Militantes Sociales “Economía y Política para el Buen Vivir”

Participación libre y gratuita con inscripción previa en el siguiente formulario
https://forms.gle/DVhuwH6hdSp94tecA

Lxs esperamos!!!

 
Deja un comentario

Publicado por en julio 23, 2020 en Sin categoría

 

Tercer encuentro virtual de Educadores Populares

Compartimos con Uds. el registro audiovisual de nuestro tercer  encuentro virtual de Educadores Populares con
Claudio Duarte Quapper: sociologo, educador popular. Mgr en Juventudes. Universidad Nacional de Chile.
Pablo Rozen Teologo, educador popular. CTRajab. Argentina
y Ana Salazar, sociologa. Equipo internacional de JOCI. Peru

 
Deja un comentario

Publicado por en julio 23, 2020 en Sin categoría

 

17/7 Invitación al Tercer Encuentro de Educadores Populares

Continuamos nuestro Ciclo en Encuentros de Educadores Populares para fortalecer nuestras Practicas Populares en dialogo con referentes e intelectuales de reconocida trayectoria en el movimiento latinoamericano de pedagogías criticas.
Próximo encuentro viernes 17 de julio: Dialogo con Claudio Duarte Quapper (Chile) , Ana C Salazar (Peru) y Pablo Rozen (Argentina)
.
Participación libre y gratuita, con inscripción previa.
Todxs Bienvenidxs!!

Completa el formulario!! https://forms.gle/UUp7RbDJ7VdbR1Vg8

 
1 comentario

Publicado por en julio 14, 2020 en Sin categoría

 

Pensar los Sistemas de Protección de Derechos de Niños Niñas y Adolescentes desde la Educación Popular

El viernes 10 de julio nos encontramos con Gabriel Lerner y Marco Raúl Mejía en un dialogo virtual sobre Sistemas de Protección de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes desde la Educación Popular

 
Deja un comentario

Publicado por en julio 14, 2020 en Sin categoría